El Congreso de la República expidió el Acto Legislativo No. 04 del 19 de septiembre de 2019 que reformó casi en su integridad el régéimen de control fiscal y la propia Contraloría General de la República.


Los principales cambios estructurales pueden resumirse en los siguientes

  1. Además del control posterior y selectivo, existirá el control preventivo y concomitante en cabeza del Contralor General de la República para materias específicas. Su virtud es que se realiza en tiempo real a través del seguimiento permanente de los ciclos, uso, ejecución, contratación e impacto de los recursos públicos.
  2. Se priorizó el control de la Contraloría General de la República frente a las contralorías territoriales, en relación con el control sobre la gestión de cualquier entidad territorial.
  3. Será estandarizado y unificado el proceso de vigilancia y control de la gestión fiscal en el país. Gracias a ello se garantizará la seguridad jurídica, la objetividad, la igualdad y el debido proceso en todas y cada una de las etapas de los procesos de responsabilidad fiscal. Con este avance se logrará unificar los criterios de la Contraloría General de la República y de las contralorías territoriales.
  4. Se profundizó en la responsabilidad de los jefes de las entidades en relación con la obstrucción del control fiscal y por no obtener el fenecimiento de las cuentas o su equivalente, durante dos periodos fiscales consecutivos.